Mariuca Restaurante | Noticias | Revista «Metropoli» del diario «El Mundo»

COCINA SIN TRAMPA NI CARTÓN

En los últimos años ha pasado por este local distintos negocios de restauración con desigual fortuna. Desde el pasado mes de abril, Luis Moreno (propietario también del restaurante Casilda, en Valdemoro) se ha hecho cargo de un local amplio y con posibilidades. Tiene terraza, larga barra con mesas para tapeo y un agradable comedor en un lateral, re decorado con tapicerías de tonos cálidos y mesas bien vestidas.

Se nota que hay ganas de hacer las cosas bien. Quizá por ello se ha asociado con cocinero experimentado, el vasco Iñaki Zabaleta, para poner en marcha una carta que huye de estereotipos y modas. No hay aquí y se agradece, baos, tacos o ceviches, Sí, cecina de León, anchoas con piparras, oreja a la plancha o cocochas de bacalao, porque lo que interesa es ofrecer platos conocidos, tradición española y productos de calidad. Por eso las carnes son de vaca gallega; los pimientos de piquillo de Lodosa o las alubias de Tolosa, acompañadas de morcilla traída de Beasaín.

Una cocina sin trampa ni cartón que se aprecia en el bacalao Mariuca con el típico rebozo Orly, cada vez más infrecuente, unos estupendos chipirones a lo Pelayo con la cebolla bien pochada o en los dados de solomillo al ajillo, de salsita de vino reducida en la que apetece mojar pan.

En la carta hay más para elegir, desde la ensaladilla de pulpo, la tortilla de bacalao, las mollejas de cordero o los huevos rotos hasta carnes y pescados (junto a algún arroz), donde se nota cierta querencia por lo vasco (cogote a la bilbaína, bacalao al pilpil, calamar a la donostiarra, sopa de pescado y marisco marmitaco), y asados preparados por encargo. Además, ahora que empieza la temporada irán apareciendo los platos de cuchara. RAQUEL CASTILLO